Cumpliendo el objetivo de la OMS de un 30% de reducción de la prevalencia a nivel mundial por medio del aumento de los impuestos al tabaco

Los aumentos del impuesto al tabaco que resultan en precios más altos de productos del tabaco están entre las medidas más efectivas disponibles de control del tabaco.

Hacer que los cigarrillos sean cuatro veces más costosos en todos los países a nivel mundial para 2025 reduciría la prevalencia del consumo del tabaco del 21% actual a un 15% en 2025. Una caída tal en la prevalencia sería suficiente para alcanzar el objetivo de la Organización Mundial de la Salud de reducir la prevalencia del consumo de tabaco un 30% para 2025. Este escenario es factible; sin embargo, requeriría un aumento 7 veces mayor en los impuestos al consumo.