solution

Cómo oponerse a la industria

La industria tabacalera combatirá casi todas las políticas de control del tabaco, de modo que los gobiernos deben anticiparse y oponerse a sus acciones a todo nivel. La sociedad civil debe promover la rendición de cuentas por parte de los gobiernos para garantizar que resistan a la industria e implementen  y hagan cumplir el control riguroso del tabaco en su totalidad. 

El control del tabaco enfrenta al enemigo más difícil en una industria tabacalera enorme, rentable y políticamente bien vinculada e impulsada a expandir su base de clientes para maximizar sus ganancias. No obstante, existen medidas proactivas que la comunidad de control del tabaco puede tomar para oponerse a la industria y maximizar las metas de salud pública.

Preparación. Una de las mejores estrategias es planificar el contraataque inevitable de la industria contra cualquier esfuerzo de control del tabaco que probablemente reduzca su base de clientes; es decir, pensar antes de la implementación de una intervención. La industria del tabaco generalmente emplea las mismas estrategias para combatir los esfuerzos de control del tabaco, sin importar el tiempo ni el lugar. Por ejemplo, la industria continúa litigando contra políticas de control del tabaco en tribunales de todo el mundo, incluyendo las demandas de medidas que violan compromisos con los acuerdos económicos internacionales. Anticipando que la industria desafiaría su iniciativa de empaques de tabaco sencillos y estandarizados, el ministro de salud de Australia trabajó con antelación con sus contrapartes de comercio y relaciones exteriores a fin de desarrollar una política que resista un examen riguroso en la resolución de conflictos comerciales, incluyendo a la Organización Mundial del Comercio.

Capacidad. Un control efectivo del tabaco necesita una variada gama de habilidades profesionales consolidadas, incluyendo la economía, el derecho, la medicina, la salud pública, las ciencias sociales y las comunicaciones para ejecutar las políticas y programas con éxito. Para los países con un Índice de Desarrollo Humano más bajo, esto casi seguro significará cierta asistencia con recursos, orientación de pares y desarrollo educativo específico de parte de promotores externos. La comunidad de control del tabaco debe intensificar la participación de los profesionales correspondientes para superar a los expertos contratados por la propia industria.

Rendición de cuentas. Los gobiernos deben rendir cuentas ante sus ciudadanos, lo cual incluye garantizar el bienestar social general. Aplicar activamente las obligaciones y recomendaciones directas del Convenio Marco de la OMS (CMCT-OMS), incluyendo la asignación de recursos suficientes a estos esfuerzos, contribuirá a un mejor control del tabaco y por consiguiente, a un mayor bienestar social. La rentabilidad de la inversión del control del tabaco en menores costos de salud y mayor productividad es enorme. La medición confiable y constante del progreso puede ayudar a mejorar la rendición de cuentas.

Transparencia. Con la presión casi constante de la industria tabacalera, los gobiernos deben implementar políticas coherentes con el Artículo 5.3 de la CMCT-OMS para hacer que cualquier interacción con la industria tabacalera sea completamente transparente, un componente fundamental de la rendición de cuentas. Además, la industria tabacalera no debe tener cabida en la formulación de políticas de salud ni ninguna política que probablemente tenga efectos sobre la salud.

Enfoque multisectorial. Como se consagra en el Artículo 5.2 (a) del Convenio Marco de la OMS (CMCT-OMS), para que el control del tabaco funcione de manera más eficaz, los distintos sectores deben trabajar en conjunto. En el caso de los impuestos al tabaco, los ministros de finanzas deben trabajar con sus pares de salud para comprender mejor cómo la política impositiva puede maximizar los ingresos y los impactos en la salud. Los ministros de salud generalmente son el punto focal de atención del control del tabaco; sin embargo, ellos deben entender a los otros gabinetes del gobierno y trabajar para educar y empoderarlos a fin de promover enérgicamente el control del tabaco. Además del gobierno, la sociedad civil puede ayudar a ejercer presión sobre los gobiernos para mejorar el control del tabaco y proporcionar experiencia independiente, en tanto el sector de investigación puede ayudar a crear la base de evidencias sobre el control del tabaco.


Compra de lugares de encuentro

La industria tabacalera procura detener las políticas efectivas por cualquier medio necesario. Por consiguiente, ellos "compran" la sede más favorable para hacer su oferta. Los gobiernos y los defensores del control del tabaco necesitan entender estos lugares de encuentro dado el contexto local para neutralizar a la industria tabacalera.

Los lugares incluyen: legislaturas, tribunales a todos los niveles, tales como municipal (por ej., ordenanzas locales antitabaco), estatal/regional (por ej., impuestos en algunos países) y nacional (casi todo); organismos internacionales como la Organización Mundial del Comercio; acuerdos comerciales y tratados bilaterales de inversión.

El control del tabaco y los litigios

Litigios recientes o actuales contra los esfuerzos de control del tabaco y/o litigios contra la industria tabacalera.

La industria tabacalera continúa litigando agresivamente contra las políticas de control del tabaco; sin embargo, los gobiernos, la comunidad de salud pública y los individuos también han tenido éxito usando los tribunales para luchar contra los medios letales usados por la industria tabacalera.