issue

Efectos sobre la salud

Consumir cualquier producto de tabaco es perjudicial. La inhalación del humo de tabaco expone a los consumidores a más de 7000 tóxicos y al menos a 70 agentes cancerígenos, dañando todo el cuerpo. Un fumador habitual generalmente pierde más de una década de vida. 

El consumo del tabaco es una de las principales causas prevenibles de muerte temprana en el mundo. Más de 6 millones de personas mueren al año debido al consumo de tabaco en todo el planeta. No cabe duda de que limitar el consumo de tabaco es una de las maneras más eficaces de salvar vidas y mejorar el bienestar general.

Fumar tabaco expone a la persona a una combinación letal de más de 7000 sustancias químicas, tóxicas, incluyendo al menos a 70 sustancias cancerígenas conocidas que pueden dañar casi todos los sistemas de órganos en el cuerpo humano. Los daños causados por el tabaco empiezan desde las primeras semanas de gestación, dado que las mujeres embarazadas que fuman dan a luz bebés con un riesgo mayor de padecer trastornos congénitos, cáncer, enfermedades pulmonares y muerte súbita. Nuevos riesgos del consumo del tabaco que se identificaron recientemente incluyen insuficiencia renal, isquemia intestinal y cardiopatía hipertensiva. El riesgo de muerte y enfermedad debido al tabaco aumenta con el número de cigarrillos que se fuman; sin embargo, el daño empieza con el consumo de una pequeña cantidad de cigarrillos. En general, un fumador de por vida, pierde en promedio al menos de 10 a 11 años de vida a causa del tabaco. Además, la exposición al humo de tabaco ambiental o de segunda mano se encuentra asociada con un mayor riesgo de cáncer y cardiopatías, entre otros efectos perjudiciales para la salud.

El cáncer de pulmón es actualmente la causa principal de muerte por cáncer a nivel mundial. Ha sido por mucho tiempo la causa principal de muerte por cáncer entre los hombres y en muchos países actualmente también es la causa principal de muerte por cáncer entre las mujeres, superando al cáncer de seno. La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (COPD) es una de las principales causas de muerte en el mundo y la mortalidad debido a esta condición está aumentando en la mayoría de los países; a nivel global, el 45% de todas las muertes por EPOC se atribuyen al consumo de tabaco. De igual manera, la muerte por cardiopatías y derrames cerebrales, las dos principales causas de muerte en el mundo están estrechamente relacionadas con el consumo de tabaco.

El consumo de tabaco combustible es sumamente peligroso para la salud humana y es responsable de más del 90% de muertes y enfermedades atribuibles al tabaco, a pesar de los esfuerzos de la industria tabacalera de comercializar alternativas que parezcan más seguras como los cigarrillos con bajo contenido de alquitrán y pipas de agua. Por consiguinte, evitar los productos de tabaco combustible es de máxima prioridad y la única forma para que el individuo elimine completamente los daños relacionados con el tabaco es no usar estos productos en absoluto.


Porcentaje de AVISA atribuibles al consumo de tabaco

El consumo de tabaco es responsable en gran medida de los años de vida ajustados en función de la discapacidad (AVISA); el número de años perdidos debido a falta de salud, discapacidad o muerte prematura.

Muertes a causa del tabaco

El tabaco contribuye a la mayoría de las principales causas de muerte en el mundo y la mitad de todos los fumadores morirá a causa de enfermedades relacionadas con el tabaco

Porcentaje total de AVISA de enfermedades atribuibles al tabaco por edad