solution

Estrategia mundial

Implementar el control del tabaco para la salud pública refuerza el compromiso de los gobiernos soberanos con las Metas de Desarrollo Sostenible de la ONU. Con la oportunidad de generar ingresos significativos, la fijación de impuestos al tabaco es una política para el desarrollo donde potencialmente todos se benefician. 

A fin de abordar la amenaza del tabaco de manera más exitosa, ha habido esfuerzos importantes y globales para promover el control del tabaco. Una de las iniciativas centrales para ubicar los esfuerzos a nivel de país en el contexto mundial ha sido el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco (CMCT OMS), el cual entró en vigor en 2005 y proporciona un marco sistemático de obligaciones y guías correspondientes para lograr el éxito en el control del tabaco. La ratificación de este tratado internacional es voluntaria y se basa en el compromiso político de los países signatarios para desarrollar, implementar y hacer cumplir las intervenciones. Recientemente en 2017, el tratado tenía 181 Partes. Para muchos, el tratado proporciona una aceptación política eficaz para implementar medidas que constituyen un desafío político.

La implementación de medidas clave de reducción de la demanda para el control del tabaco (por ej., impuestos al tabaco; políticas libres de humo; disposiciones sobre embalaje y etiquetado; prohibiciones de comercialización; y programas para dejar de fumar) en su nivel de logro más alto, fue acelerada entre las Partes del CMCT-OMS de 2007 a 2014. La implementación efectiva de estas medidas se encuentra considerablemente asociada con una menor prevalencia del tabaquismo, lo cual normalmente lleva a reducciones considerables en la morbilidad y mortalidad relacionadas con el tabaco.

El control mundial del tabaco también encaja perfectamente en los esfuerzos generales de salud pública, por ejemplo, constituyendo un elemento principal en los esfuerzos de las Naciones Unidas para abordar las enfermedades no transmisibles (ENT) en todo el mundo. La Declaración Política de 2012 de la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de Naciones Unidas (UNGA) reconoció la enorme carga de salud y económica de las enfermedades no transmisibles (ENT) sobre los hogares y las naciones, y acordó reducir las muertes de las cuatro principales ENT (es decir, cáncer, diabetes, enfermedad pulmonar y enfermedad cardiovascular). La Organización Mundial de la Salud (OMS) creó objetivos voluntarios para la prevención de muertes precoces debido a ENT, que incluyen una reducción relativa del 30% en la prevalencia de tabaquismo en adultos.

El control mundial del tabaco adquirió mayor importancia por medio de la integración del CMCT-OMS en los Objetivos de Desarrollo Sostenible [ODS] de 2015. Estos objetivos no solo reafirmaron el compromiso de los gobiernos soberanos de cumplir con la implementación del control del tabaco para la salud pública, sino también para el desarrollo sostenible. La planificación nacional para alcanzar estas metas para el año 2030 proporciona la oportunidad para que los gobiernos demuestren que reducir el consumo del tabaco es fundamental para alcanzar las metas de desarrollo y los empodera para incorporar las mejores prácticas de control del tabaco en muchas políticas relacionadas con el desarrollo, preparando el camino para una generación sin tabaco.


Asimismo, está surgiendo un impulso a nivel mundial, incluso desde organizaciones como el Banco Mundial, para usar los ingresos de impuestos al tabaco para financiar la reducción de la pobreza y otros programas de desarrollo fundamentales para muchos países carentes de recursos. Con la oportunidad de generar ingresos significativos y al mismo tiempo reducir el consumo de tabaco y los costos de salud y ambientales ocasionados por el tabaco, los impuestos al tabaco se pueden destacar como una política para el desarrollo beneficiosa para todos.


La historia de éxito de la Reforma al Impuesto al Vicio (pecado) en las Filipinas

La trascendental "Reforma al Impuesto al Vicio" aprobada en las Filipinas en diciembre de 2012, se basó en financiar la ampliación de la Cobertura Universal en Salud (UHC, en inglés), además de brindar programas de sustento alternativo para agricultores del tabaco y programas de promoción de la salud. Más de 85% del ingreso incremental procedente del impuesto sobre los productos del tabaco y del alcohol fue destinado a estos programas. Los ingresos incrementales fueron US$ 1.21 mil millones en el primer año de implementación de la ley de "impuesto al vicio" en 2013, US$ 1.13 mil millones en 2014 y US$ 1.61 mil millones en 2015. La recaudación fiscal real superó con creces el objetivo en cada año.

En tanto la prevalencia del tabaquismo disminuyó abruptamente de 28.3% en 2009 a 22.7% en 2015, el ingreso incremental invertido en el programa de Cobertura Universal de la Salud (UHC), casi triplicó el número de personas pobres con cobertura médica gratuita en tres años, de 5.2 millones en 2012 a 15.4 millones en 2015.3 El logro espectacular de la Reforma al Impuesto al Vicio de las Filipinas, que presenta beneficios simultáneos de salud y financieros sería un modelo universal para el desarrollo en los próximos años.

Los impuestos al tabaco ayudan al control del tabaco así como también al desarrollo

El incremento anual en los ingresos impositivos mundiales por $190 mil millones de paridad de poder adquisitivo (PPP), procedente del aumento de los impuestos sobre los cigarrillos en cada país por $1 (PPP) por paquete de 20 cigarrillos, podría elevar a un cuarto de los 767 millones de pobres del mundo por encima del nivel de pobreza.

El saldo de las enfermedades no transmisibles (ENTs) en la humanidad

Porcentaje total de muertes debido a ENTs (%), 2016

Referencias

Goodchild M, Perucic AM, Nargis N. Modelling the impact of raising tobacco taxes on public health and finance. Bulletin of the World Health Organization 2016; 94:250-257.

Gravely S, Giovino GA, Craig LV, et al. Implementation of key demand-reduction measures of the WHO Framework Convention on Tobacco Control and change in smoking prevalence in 126 countries: an association study. The Lancet Public Health 2017. 2. e166-74.

UN. Transforming our World: the 2030 Agenda for Sustainable Development. New York: United National General Assembly, 2015.

UN. Political Declaration of the High-level Meeting of the General Assembly on the Prevention and Control of Non-communicable Diseases. New York: United Nations General Assembly, 2012.

WHO. WHO framework convention on tobacco control. Geneva: World Health Organization, 2003.