solution

Impuestos

Los impuestos al tabaco son las herramientas de control del tabaco más efectivas pero las menos utilizadas. Un incremento de los impuestos suficientemente grande aumentará los precios de los productos de tabaco, haciendo que sean menos asequibles y disminuyendo la iniciación y el consumo del tabaco.

Cuando se piensa en detener una epidemia, los impuestos no son generalmente no son la primera cosa que nos viene a la mente. Aun así, tal vez la medida más efectiva para reducir el consumo del tabaco es cobrar impuestos sobre los productos del tabaco. Algunos países ya están usando con éxito los impuestos para reducir las tasas de tabaquismo, obteniendo beneficios en salud e ingresos significativos e inmediatos. Si bien no hay un nivel impositivo máximo, algunos establecieron metas ambiciosas, tal como la meta de Nueva Zelanda de aumentar el costo de un paquete de cigarrillos a 30 dólares de Nueva Zelanda (aprox. 20 dólares estadounidenses) a través de impuestos sobre el consumo. Desafortunadamente, en la mayor parte del mundo, principalmente en las partes más pobres, aún se demoran en implementar altos impuestos al tabaco.

El mecanismo detrás de los impuestos al tabaco es sencillo. Un aumento impositivo suficientemente grande aumentará los precios de los productos del tabaco. Mediante la observación de la conducta de los fumadores, los investigadores han determinado que en promedio un aumento de 10% en los precios de los cigarrillos hace que el consumo de cigarrillos disminuya entre 2% y 8%. Incrementar el precio del tabaco es muy efectivo en reducir su consumo, especialmente en las poblaciones más vulnerables, como los jóvenes y las personas con ingresos más bajos, porque estos grupos son especialmente sensibles al aumento de precio. Los aumentos impositivos frecuentes y considerables son especialmente necesarios en los países donde el poder adquisitivo va en aumento. Cuando los ingresos aumentan más rápido que los precios del cigarrillo, las personas pueden comprar más tabaco, alentando el consumo. El aumento de los impuestos sobre el consumo son una manera comprobada y efectiva de hacer que los cigarrillos y otros productos del tabaco sean menos asequibles.

A nivel mundial, todavía tenemos que percatarnos de las oportunidades importantes para mejorar la salud a partir de los impuestos al tabaco. Por ejemplo, usando solo los impuestos al tabaco, los países podrían alcanzar de manera realista el objetivo de la Organización Mundial de la Salud de una reducción relativa del 30% en la prevalencia del tabaquismo para 2025. Desafortunadamente, muchos gobiernos aún están renuentes a aumentar los impuestos, porque a menudo se basan en los reportes de la industria tabacalera que generalmente sugieren que un aumento adicional en los impuestos causará una disminución en los ingresos impositivos o un aumento masivo en el contrabando de cigarrillos. Algunos estudios independientes han mostrado que estos alegatos generalmente son muy exagerados; los aumentos a los impuestos traen ingresos adicionales para el gobierno, mientras que el comercio ilegal de los productos del tabaco puede ser controlado en tanto se mantienen los precios altos. Cuando esté en vigor, el Protocolo para la eliminación del comercio ilícito de productos del tabaco proporcionará herramientas poderosas para combatir el contrabando de cigarrillos a nivel mundial.


El tratamiento de impuestos diferenciados puede llevar a la sustitución del producto

Venta de cigarrillos y de tabaco para liar en Chipre

Cuando en el periodo 2008-2012 el aumento del impuesto sobre el consumo de cigarrillos hizo que los cigarrillos fueran más costosos en Chipre, algunos consumidores de tabaco dejaron de fumar, mientras que otros pasaron al tabaco de liar relativamente más económico. Solo después que un aumento considerable del impuesto al tabaco de liar redujo la diferencia de precio entre los dos productos en 2013, las ventas tanto de los cigarrillos como del tabaco de liar disminuyeron.

Capacidad de adquisición de los cigarrillos en Colombia

Debido a que los hábitos de compra de los consumidores son influenciados por el precio del producto y su propios ingresos disponibles, los economistas usan la proporción de estos dos factores para determinar la capacidad de adquisición del producto. Dicha proporción puede interpretarse como el porcentaje de los ingresos que es necesario para comprar el producto (precio según ingresos relativos). Cuánto más grande es la proporción de los ingresos requerida para comprar los cigarrillos, menos asequibles son estos productos. Aunque el precio de los cigarrillos aumentó en Colombia de 2007 a 2017, los precios apenas estuvieron a la altura de la inflación. Debido a que los ingresos en Colombia crecieron más rápido que los precios de los cigarrillos, los cigarrillos se volvieron más asequibles.

Los precios de los cigarrillos

Precio del paquete de 20 cigarrillos de la marca más vendida en dólares de los EE. UU.; ajustado por poder adquisitivo de la moneda nacional.

El aumento de impuestos no conduce a un mayor contrabando de cigarrillos

Precios del cigarrillo contra el mercado ilegal en el Reino Unido

Debido a los aumentos periódicos del impuesto al consumo de cigarrillos, el precio de los cigarrillos ajustado por inflación en el Reino Unido aumentó 63% de 2001 a 2016, haciendo que los precios de los cigarrillos en el Reino Unido estén entre los más altos del mundo. Al mismo tiempo, el comercio ilegal disminuyó más de 70% junto con el consumo libre de impuestos.

Los precios del tabaco son fundamentales para las estrategias de comercialización de la industria, la cual establece los precios de sus productos de tabaco. Los cigarrillos son un producto prácticamente uniforme, que se fabrica fácilmente a bajo costo a nivel mundial. A través de estrategias de fijación de precios, la industria tabacalera regula sus volúmenes de ventas y decide qué productos y marcas se considerarán como “de primera calidad” (premium) y cuáles serán las marcas “económicas”.

Las marcas baratas ayudan a la industria a ampliar su base de clientes porque esos productos son más asequibles, en especial para los jóvenes. Además, cuando un incremento de los impuestos aumenta el precio de todos los cigarrillos, algunos consumidores cambiarán a esas marcas más baratas, en vez de dejar de fumar.

La brecha en los precios de las distintas marcas de cigarrillos se puede subsanar mediante políticas de impuestos al tabaco.
Una estructura de los impuestos específica uniforme es especialmente efectiva para reducir la variabilidad en los precios de los cigarrillos.

La legislación de Impuestos sobre el Consumo (Excise Duty Bill) en Kenia en 2015 no solo aumentó las tasas impositivas sino también cambió la estructura impositiva, pasando de un impuesto ad-valorem (proporcional al valor) con un piso específico a un impuesto específico uniforme. Esto generó un aumento en los precios del cigarrillo y disminuciones en la variabilidad de precios. En 2014, antes de que se presentara el proyecto de ley, la marca menos costosa de cigarrillos era 40% más barata que la marca de cigarrillos más vendida. En 2016, después del cambio de la estructura impositiva, la brecha de precios disminuyó a solo 27%.

Nota: Kenía no pudo sostener los impuestos especiales uniformes.  Regresó a un sistema de dos niveles en 2017 para los cigarrillos con y sin filtro. Lo hicieron por motivos de equidad.